Vivencias

Otro viaje a Camerún y Guinea

 

Por Dr. Alberto Pérez-Porro 

Esta vez he ido solo. Planeaba salir el jueves y, de nuevo, a pesar de todas las precauciones, he perdido dos días por culpa de la embajada de guinea en Madrid.

Viajé por fin el sábado y llegué a Yaounde. En el aeropuerto coincidí con una pareja de médicos asturianos que venían como organizadores a supervisar el hospital de yaounde. Iban a pasar dos semanas en Bafoossang en el nuevo hospital de las dominicas. También para organizarlo. Es muy estimulante ver cuanta gente se implica en esta labor de solidaridad y de fraternidad, y siempre se establecen unas relaciones muy agradables de amistad.

Mi plan original era llegar el jueves y trabajar dos o tres días en el hospital, para después irme a Ebebiyin y completar allí la semana. Me tuve que ir directamente a guinea, muy bien con la ambulancia, viaje rápido y sin problemas. Estaba Sonsoles esperándome y así pase la frontera, impecable… Es una vía buena para continuar nuestro trabajo.

Por otro lado, Yaounde es una ciudad estupenda, sucia, destartalada, tercer mundo, pero viva, humana, llena de color, de olores, de niños, de voces, de música…muy recomendables los pinchitos de carne de cebú con polvo picante en los chiringuitos al pie del hospital. Quien vaya que le pregunte a Cristina.

En ese breve tiempo tuve la ocasión de oír el relato de sus aventuras en el Congo, en la guerra de hace 10 años… (o mas?), cuando derrocaron a Mobutu. Espeluznante, y al mismo tiempo es admirable el temple de estas religiosas, son un ejemplo de héroe moderno para una sociedad, la nuestra, que ha fabricado tantos mitos huecos.

Y de nuevo en Guinea, tengo al impresión de que mi tiempo allí es un continuo, parece que me haya ido ayer…Estando solo el trabajo es muy duro, tienes que buscar, ordenar, limpiar, anotar, arreglar lo que se va rompiendo, y sobretodo, no hacerse un lío con los guantes… Los de sangre, los de grasa, los de tocar los líquidos de aspiración, los de escribir en el cuadernillo de citas, los de cobrar, los de rascarse el ojo… es importante no mezclar, por ejemplo grasa en la boca del paciente, o sangre en el ojo propio. Creo que lo he hecho todo.

Por no hablar de la gota de sudor de mi frente en el ojo del paciente, en alguna extracción particularmente dura…Hacia un calor de narices esta vez, y si enchufaba el lujoso aire acondicionado, me quedaba sin compresor…así que, a sudar, es África.

Por suerte las lentejas y los estofados de las hospitalarias me servían para reponer electrolitos.

Lo mejor es palpar el trabajo fantástico de equipo que estamos haciendo entre todos. La clínica esta muy bien ordenada, es fácil encontrar todo, llena de etiquetas con indicaciones, en la libreta de pacientes atendidos te encuentras las notas del anterior equipo… Por la calle ya eres “los dentistas”, saludan los niños, la gente sonríe… no eres tu, somos todos los que hemos conseguido una presencia y una conciencia de atención dental que empieza a ser costumbre en esa ciudad perdida de la mano de dios…

Y se nota una implicación colectiva, los profesores del colegio que enseñan a cepillarse a los niños, les hacen enjuagues con fluor, dan charlas a los padres sobre prevención… Las autoridades nos apoyan, se vienen a visitar… ¡Estamos haciendo un buen trabajo!

En Yaounde hemos tenido problemas, se han perdido los dos sillones que enviamos para montar gabinetes dentales y poder empezar a hacer conservadora. El otro era para el hospital de Bafoossang. Sin embargo las hermanas parece ser que cuentan con recursos para comprarlos directamente en Cameroun, con la ventaja de que disponen así de servicio técnico de mantenimiento. Es posible que de cara a la campaña de este verano los tengamos a punto. Las posibilidades de futuro en este país son muy esperanzadoras, tenemos la posibilidad de formar personal auxiliar que de una continuidad a nuestro trabajo entre viajes de voluntarios. Y tenemos la ambición de poder llegar a hacer prótesis, removibles de resina. Necesitamos incluir a unos cuantos protésicos en nuestros proyectos.

Finalmente solo quiero decir una vez mas que quien de verdad es el fundamento de esta labor son las hermanos, los religiosos que tanto en Guinea como en Cameroun, con su compromiso vital con los desheredados de nuestro sistema, crean las condiciones de estabilidad, de permanencia y de acogida que nos permiten la implantación de todos estos centros de salud dental.

Animo a todos, sigamos, adelante!, demos gracias los que podemos recibir el regalo de vivir estas experiencias de trabajo solidario. No damos nada, recibimos mucho

 

 

Crónica de Entasekera

 Por Isabel Bernal Solera

 

La vida en Entasekera es dura, muy dura. Una mujer blanca, dra. Maria Schiestl trabaja en el Entasekera Health Care Centre desde hace muchos años, los suficientes como para haber sentido alegría, orgullo, desesperación, frustración, satisfacción, pena, miedo…pero ella sigue allí y nosotros quisimos acompañarla durante unos días.

En verano de 2008 se montó, con ayuda del sr. Grau, la clínica dental. La juventud del proyecto y el emplazamiento siempre atractivo de la majestuosa Kenya, hicieron que un buen número de entusiastas compañeros de profesión (entre ellos, ¡algunos antiguos/as compañeros de facultad!) viajaran para allá.

Esta vez, nos tocó a nosotros seguir con el trabajo. Oriol, Inma, Roger y la que escribe, Isabel aterrizamos en Nairobi dispuestos a trabajar mucho durante 12 días.

Habitualmente, el mundo occidental tiende a “universalizar” su forma de ver las cosas…primera lección que te enseña África. ¡Nuestra verdad no es la suya y menos en una comunidad maasai, amigos míos!. El primer día, no llegó nadie; nos quitamos los piyamas y nos fuimos a dar un paseo por Entasekera. Isaiah nos repetía “pole” (perdón) y luego nos repetía “pole pole” (tranquilos, tranquilos). Supongo que él, que es un filósofo, podía entender nuestra sorpresa y, a la vez que se sentía algo decepcionado por sus gentes, su interior se reía de ese grupito de 4 mzungus (blancos) que tenían más ganas de trabajar que los pacientes de acudir. “Pole, pole, ya lo irán entendiendo conforme pasen los días.”

Rd.oriol miasDr. Oriol Mias

Con calma maasai fueron acudiendo los pacientes a la consulta. Y…¡sí, lo fuimos entendiendo!

Como podéis imaginar, casi todo nuestro trabajo versó sobre las exodoncias; la salud, en general, es la gran olvidada y la eterna lucha de nuestra amiga María. Así que, puesto que sólo se acude al hospital cuando algo ya les provoca un dolor horripilante o es irreversible…¿qué podemos esperar de la salud bucal?. Para la que escribe, que es endodoncista , imaginad la impotencia que me generó, aunque lo sabía.

Ronald haciendo una extracción

Ronald haciendo una extracción

Isaiah y Ronald, los dos responsables de la clínica junto con María, nos sorprendieron por su capacidad de aprendizaje y ganas de seguir haciéndolo. Bajo la supervisión de Oriol e Inma, dos grandes profesionales de la odontología el primero y de la maxilofacial, la segunda, fueron perfeccionando y mejorando su técnica. Y debo decir que nuestros predecesores, Fadi, Raúl, Marina, Laura (siento olvidar a otros que no he tenido el gusto de conocer) hicieron un trabajo excepcional porque ya tenían capacidad para actuar. De hecho, durante esos meses de diferencia entre ambos grupos, hicieron extracciones y alguna profilaxis.

 

Dra. Inma Juárez preparándose para una extracciónDra. Inma Juárez preparándose para una extracción

El trabajo de Roger fue inestimable elaborando la tabla de excell para dentalcoop. Con ello, podremos controlar las entradas y salidas de material informando al siguiente grupo de lo que queda allí y lo que deberían llevar con ellos. Además, gracias a que es informático, pudo arreglar algunos problemillas (¡¡bastante habituales!!) con la impresora y el ordenador de la clínica. ¡Gracias, Roger!

Roger en pleno trabajoRoger en pleno trabajo

Por mi parte, seleccionando muy bien los casos, practiqué bastantes endodoncias y, sobretodo, pulpotomías; gracias a donaciones de proclinic, vdw y Estévez Dental pude trabajar prácticamente con las mismas herramientas que aquí: instrumentación rotatoria, actualmente, algo fundamental para cualquier endodoncista.

Dra. Isabel Bernal realizando una exploraciónDra. Isabel Bernal realizando una exploración

La sensación que todos tenemos cuando quitamos el dolor a nuestros pacientes, sea de la forma que sea, es algo que no tiene precio; pero si, además, sabes que estás aportando tu pequeño grano de arena en ese largo proceso de construcción de la conciencia de salud de una comunidad, la satisfacción que experimentas es muy grande.

Como decía al principio, son muchos los sentimientos que embargan a gente como María y que hoy comprendo después de haber convivido con todos ellos, también nosotros los pudimos sentir. Pero, a pesar de la indiscutible carga dura que suelen llevan consigo estos proyectos, lo que ganas en contrapartida es demasiado grande como para no seguir insistiendo y trabajando duro: las risas de los niños, la paciente que se emociona cuando ve la reconstrucción estética, las manos de ese otro paciente enganchadas a las tuyas mirándote sin decir nada y diciéndote tanto, los amigos que te cuentan mentirijillas y se ríen a tu costa, las horas de espera interminables sin quejarse, el buen humor del staff, las broncas de María y, a la vez, su emoción al oír cantar a un maasai, su amor incondicional, su sentido de la libertad, el personaje que no te conoce de nada, pero te acompaña si te ve paseando sola, el que está sin hacer nada, sin más, escuchando el silencio…quién aprende más de quién?, a quién le falta más tiempo para comprender ciertas cosas de la vida?

Dra. María SchiestlDra. María Schiestl

Solemos ser muy aficionados a infantilizar África y, en general, al tercer mundo. Quizá es la prepotencia del hombre occidental que se adjudicó hace tiempo la “exclusividad de la enseñanza”, nuestras técnicas, nuestros avances. Es importante dejar de cometer ese error porque, con esas actitudes, dejamos de ver que la esencia de muchas cosas de la vida aún la tienen ellos. ¡Y somos nosotros los que, en ese terreno, estamos en pañales!

Gracias al trabajo de todos, dentalcoop, empresas colaboradoras y compañeros de profesión, podremos seguir con este importante proyecto social-personal en el cual todos recibimos más de lo que damos.

 Os invito a todos/as a seguir acompañándonos en ésto!

Invitacion

Asante sana

Un abrazo,

Dra. Isabel Bernal Solera

Viaje Camerún – Guinea 2009 

 Por Fadi Aboul-Khoudoud Andaluz

Bien, bien, bien… cómo plasmar sensaciones en asépticas palabras. Algo habrá que hacer.

Como siempre que se viaja a Guinea Ecuatorial, la incertidumbre es la primera sensación que le viene a uno a la cabeza. Incertidumbre por el visado (jajajaja, os suena???)  Por las fechas, por los problemas futuros que sabes se te presentarán una vez que estas allá. Todo esto es energía inútil, al final las cosas van como tienen que ir, aunque sea de una forma rocambolesca e inesperada como nos ocurrió este año… 

El equipoNuestra vía de entrada fue Camerún, queríamos ver sobre el terreno el hospital de Yaoundé en el que se van a montar los nuevos gabinetes de nuestro cada vez menos modesto proyecto. Todos los frentes suman, ya sabéis… (Si, si, pero aún modesto!. Y aún más, espero que siempre de espíritu modesto.) Qué conseguimos así? impregnarnos de la energía de ese pedazo de mujer que es la hermana Cristina, directora y cirujana de dicho hospital… facilidades por todos los lados, mayores expectativas que las que uno mismo traía en cuanto a posibilidad de gabinetes, afirmarnos en cuanto a la necesidad, risas y la siempre gratificante e inspiradora sensación que se te queda en el cuerpo cuando tratas con esa especie humana que son las misioneras, sean del credo que sean. Seres especiales realmente. Y necesarios.

La mayoría de nuestras buenas intenciones han podido materializarse a través de ellas, eso es un hecho. Podría decirse que las canalizan y nos permiten llevarlas a cabo.

Qué más conseguimos??? ver un poco de Camerún… pfffffffff, bonito país, montones de gente, mercados inmensos e intimidantes , música a todo trapo, la vida con todo lo que conlleva y que parece se nos olvidó, la reencontramos… todo lo que te puedes esperar cuando piensas en África, al contrario que en Guinea Ecuatorial que parecen cuatro tristes gatos esperando. Contrastes a sólo unos kilómetros que se pueden vivir en un sólo viaje.

Ahí nos veis en plena noche, disfrutando de la fiesta del día internacional de la mujer trabajadora… vaya fiesta!, unas cervecitas y sumergidos hasta las cejas. Aconsejaría que si viajáis a la zona, no dudaseis en consultar cualquier santoral o, preferentemente, calendario de fiestas paganas y hagáis coincidir las fechas, no os defraudará ni os dejará indiferentes la historia, no.

Qué más conseguimos??? Gracias a las gestiones de la doctora Cristina, que dejó de lado sus importantes funciones hospitalarias para perder su tiempo en la embajada de Guinea Ecuatorial de Yaoundé intentando conseguir nuestro visado, nos enteramos que desde el reciente ataque al palacio presidencial de Obiang, las fronteras estaban cerradas y la orden de concesión de dicho visado se realizaba directamente desde Guinea. Una gestión de una mañana, se convertía así en 2 ó 3 días,  de los cuales evidentemente no disponíamos. Solución, viaje en ambulancia a la frontera con Guinea mientras la hermana Sonsoles del hospital Angokon, donde trabajamos nosotros, pedía intercesión al obispo para rogar al Gobernador de Ebibeyin para permitirnos la entrada sin visado. 300 km de luces y sirenas, jajajajajjajaj. Otra experiencia.

FadiA veces las cosas funcionan y no entiendes, con nuestra mentalidad, cómo han pasado. Ésta es una de ellas. Nosotros entramos en Guinea sin visado. Si, ese visado que tanto cuesta que te den, esta vez no fue necesario!!! Y en una situación de tensión política!!!. Quizás algún tipo de justicia. Me gusta pensar en algo así aunque me haga temblar para el próximo año, ajjajaaj

Fadi realizando una obturaciónY conseguimos nuestro objetivo segundo, que era el más simple a priori, trabajar. Esta vez, mañanas y tardes. A un ritmo más lento porque, como dije antes, todo cuenta. Cada viaje ha contado y seguirá contando. Las extracciones dentales se van convirtiendo en reconstrucciones, empaste y endodoncias. ¿Podremos soñar con la prótesis removible en breve? Gracias compañeros, por vuestro esfuerzo que se va materializando.

AlbertoLa suerte que se tiene aquí como odontólogo es que, siempre habrá trabajo asegurado. Además de la población no escolarizada, por llamarla de alguna forma, nosotros nos surtimos de los alumnos del colegio de Jesús y María, especialmente vinculado a nuestro proyecto, y del resto de colegios… y vaya el trabajo que queda!

Durante este viaje, vinieron hasta el jefe de policía y el Gobernador de Ebibeyin. Salieron satisfechos y avisados de que tenían una patología severa periodontal que requería de mantenimientos, al menos, cada tres meses. Nuestro futuro.

Instalación PararrayosY, mientras, por allí estaba Olivier, informático reconvertido a técnico para nuestra suerte.  Yo y Alberto con nuestras muelas mientras tú levantabas un monumento. Aún oigo tus gritos, jajajajaja… espero que dure un siglo tu pararrayos. Y no por material original, escasez hasta de tuercas, sino gracias a tu ingenio. Nos reímos de Mcgyver, por supuesto.

Por último, qué conseguí yo???  Lo primero viajar con Alberto, especialmente, y Olivier. Me apetecía un montón porque aún no había tenido la oportunidad de hacerlo en el pasado.  Otra cosa que me viene a la cabeza es el poder seguir viajando  a sitios a los que nunca hubiese sospechado que fuese a  ir. Si me dicen hace un tiempo que iba a viajar durante 3 años seguidos a Guinea Ecuatorial, y las que quedan!…  Sitios complicados sí, pero bajo el paraguas de la gente que allá te espera y responde y que te permite coger el pulso del país por si quieres asomar la cabeza solo después. Eso hemos hecho en diversas ocasiones. Yo he tenido la suerte de viajar con buenos amigos y, tras el trabajo, hemos visitado a nuestra por nuestra cuenta el país  o los distintos países en los que hemos estado. Verdad Cristian y Nuria ???. Bonitos viajes. Pero lo que más remarcaría, es el reencuentro con la gente encantadora que nos acoge y soporta!. Todas la hermanas de Jesús maría son encantos, los hermanos Maristas, las hermanas sanitarias con Jesús, el guarda,  y ahora las hermanas del proyecto en Camerún!. Como en casa. Realmente me encanta compartir aunque sean solo unos días, ese tiempo con toda esa gente. Por último, la satisfacción del trabajo hecho y que vas viendo que sirve para algo y que no se paga con dinero. 

Imagen 

El flujo sigue pues. 

“Crónicas de una cooperante en Guinea”

por Eugenia Pérez-Porro

 

 

Día 1 

Desde que he llegado a Gui­nea no dejo de sorprenderme. Me doy cuenta de euque la glo­balización del mundo es impo­sible, hay diferencias demasia­do abismales y hay quien sabe aprovechar muy bien dichas diferencias. La labor aquí de las hermanas parece un grani­to de arena a pesar de todo el tiempo que llevan y lo mucho que han avanzado. ¡Pero hay tanto por hacer y tanto freno de mano por medio!

Al llegar a Malabo te das cuenta de que todo funciona a otro ritmo. Lo que podría tardar una hora, se convierte fácilmente en tres. Allí no hay orden ni concierto, eso sí, mu­chas manos dispuestas a ayu­dar a cambio de algún dinero. Lo mejor es resignarse y pro­curar no alejarte demasiado de tu pasaporte.

La verdad es que me sentía diferente. El camino de Bata a Ebebiyin está atravesado por una vegetación exuberante, pero por una carretera que parece una autopista. La están construyendo los chinos y em­pezaron hace unos doce años hasta ahora, que acaban de terminar el último tramo. Son unos 200 km y pico (unas 3 ho­ras largas), que se convierten en toda una aventura.

Por el camino tropezamos con una boda tradicional. Se casan pronto y todos los invitados acompañan a la novia a casa del novio haciendo diversas paraditas en una especie de al­tarcillos situados en el trayecto. La verdad es que casarse por la iglesia (son mayoritariamen­te católicos), les cuesta. Supone mucho compromiso, porque eso ya no les permite tener va­rias mujeres ni “pasear”.

Los Hermanos Maristas me invitaron a tomar unos pinchos en Camerún (está a tiro de piedra), pero como la frontera estos días está cerrada desde el ataque a las “hospitalarias”, nos quedamos justo antes de cruzar.

Esta tarde he dado una vuel­ta por el pueblo, visitando al­gunos casos y casas espeluz­nantes. Lo peor el hospital, que no tiene agua y pone la carne de gallina, sobre todo cuando al ladito mismo están las casas de dos sobrinos del presiden­te, con cinco jacuzzis (uno por mujer) y a todo lujo. Uno tiene una estatua en el jardín, inmor­talizándolo vestido de romano (¡increíble!).

No quiero abusar contando tantas cosas, pero aprovecho que ahora tenemos luz. Duran­te el día la quitan. Un beso y aprovechad todo lo que tenéis.

   

 Día 2

Parece que llevo aquí una eternidad y sólo llevo dos días. De momento, mi eu2labor ha con­sistido en “poner orden y lim­pieza”, allí todo está dejado de la mano de Dios y la de Teó­filo… Las hospitalarias tienen buena voluntad, pero de dien­tes nada. Por eso hoy me he dedicado a hacer un inventario de todo lo que hace falta, que no es poco. De momento no hay ni micromotor ni turbina, creo que lo mandaron a arre­glar y aquí todo lo que se in­tenta reparar desaparece hasta no se sabe cuándo.

Hay mucho material de endo­doncia, pero en cambio el apa­rato de Rx parece un trasto allí tirado en un rincón. Para em­pastes también hay material, cantidad de fresas (sin turbina), mercurio y polvo para amalga­mas de plata a la antigua, re­sinas para empastes y algo de cavit para un remiendo provi­sional. ¡Ah!, también IRM. Para extracciones hay poco material y diverso. También hay anes­tesia y agujas de varias clases y hasta una bolsa de alginato, pero claro, sin protésicos.

Lo ideal sería conseguir di­nero para comprar un equipo nuevo… todo se andará. La verdad es que el espacio es amplio y agradable y se ve lim­pio (comparado con el hospi­tal, esto es un palacio).

Hoy, recorriendo Ebibeyin profundo, he visto algún caso que hasta me han entrado ga­nas de quitarle los dientes con los dedos. Les he dicho que vengan mañana, aunque no sé si vendrán o preferirán beber sangre de un cráneo (aquí se lo creen).

Lo cierto es que ha sido bue­no venir de avanzadilla, por­que ahora cuando vengáis los dentistas bien equipados po­dréis ser más efectivos.

  Día 3 

¡Qué niños!¡Qué ojos!¡Qué dientes! Son todos tan guapos y te miran fijamente eu3con esos ojos… Aunque tienen unos dientes hechos un desastre, po­brecitos míos.

Se me ha hecho el tiempo cortísimo, y la verdad es que hay tantas necesidades y tan pocos medios que desespera. Pienso que mi labor es como un granito de arena que casi no se ve, pero con el tiempo puede ir creciendo.

Los aparatos no funcionan y tiene que ser todo a mano. Tengo suerte si no me quitan la luz. Aquí normalmente no hay, sólo cuando el gobierno quie­re, y desde que estoy aquí sólo ha querido una noche. A ratos funcionamos con alguna placa solar, y un motor que se ca­lienta o se acaba la gasolina. Casi toda mi clientela es joven, de 15 para abajo, pero tienen bocas de adulto “dejado de la mano de Dios”. A los niños les fui a ver al cole para darles unas charlas y, desde entonces, vienen a puñados, no puedo atenderlos a todos

 Día 4

Ya había corrido la voz de que se hacían lavados y aquí la gente tiene mucha afición. Se me amontonan en la puerta. He tenido que poner riguroso turno y eu4prometer que volvere­mos, porque no he tenido tiem­po de atenderlos a todos.

Trabajar 12 horas, todo a mano y contra piedras paleo­líticas te hace sudar tinta. Me he quedado con la mano des­trozada y el brazo deshecho, pero con el espíritu satisfecho. Es una experiencia que vale la pena y pienso que, con pa­ciencia, mucha paciencia, aquí todo requiere cargamentos de paciencia, podemos montar un equipo que funcione decente­mente.

Vuelvo cargada de sugeren­cias, recuerdos y muchas ganas de continuar, sólo hace falta un primo, aunque sea lejano, del presidente, que nos regale unos cuantos visados. Estare­mos dispuestos a comprárselos a un buen precio y al por ma­yor, con descuento.

Besos y hasta pronto, me es­pera un largo viaje de vuelta

Anuncios

Responses

  1. muchas felisidades por lahobra benefica q hacen felicidades.
    quisira ser una consulta como puedo contactar con bosotros para ber si me pueden ayudar tengo lo dientes demasiado malos y los aguanto asi por q no tengo sufisientes medios para ir al dentista puesto q demasiado caro ojala puedan ayudarme de antemano grasias

  2. muchas felicidades por la obra benefica q hacen
    quisira que me pudieran ayudar como puedo contactar con ustedes tengo lo dientes demasiado malos y los aguanto asi por q no tengo medios para ir al dentista puesto q es demasiado caro y mi economia no me lo permite les dire que tengo 43 años,y donde puedo dirigirme para que valoren mi situacion y asi poder arreglarme la boca .gracias

    • Hola Maria. Para poder acceder a nuestro servicio debes ir al centro de salud de Barcelona que te corresponda y citarte con el dentista y el asistente social. Seguramente conozcan de nuestro servicio, sino pueden averiguar más en http://www.cus-usuaris.org o llamar al 93.302.41.38.
      Tú no puedes llamar directamente para pedir cita porque funcionamos con una lista de espera, es el asistente social el que se debe poner en contacto con el servicio.
      Entonces te pondrán en la lista de espera, desgraciadamente no te llamaremos hasta dentro de un año, hay mucha gente apuntada!
      Un saludo

  3. esto mas que algo para cambair las cosas es un lavadero de egoismo

    se frivoliza demasiado sobre los problemas

    vuestra intervencion no podria ser más caotica y descontrolada una verguenza

    que poco profesionales

    ah enhorabuena estais viajando mucho

    • Querido Juan José:
      Lamento mucho que tengas una visión tan negativa de lo que estamos haciendo. Tienes razón, nuestra actuación es caótica y descontrolada. Pero en realidad, si se pretende con esto solucionar los problemas dentales de quien no tiene recursos, estamos poniendo una gota en un mar de necesidades que nunca podremos abastar.
      Sin embargo nuestra intención es otra, queremos suscitar dentro de nuestro campo, la Odontología, un espíritu solidario; queremos que algunos dentistas se planteen que hay otras motivaciones que no son sólo ganar dinero.
      Así, un solo acto médico desinteresado cuenta, y un solo paciente al que se ha atendido que no hubiera podido hacerlo de otro modo, también cuenta.
      Nadie es un santo, nadie actúa uniformemente de manera generosa y desinteresada. Pero siempre, todos tenemos un lugar dentro, en el que cabe esa generosidad… y solo eso es lo que pretendemos. Porque una suma de pequeñas aportaciones, con toda la contaminación que pueda existir en cada una de ellas, dan un cierto resultado. En el poco tiempo que llevamos funcionando el número de personas visitadas es notable. ¿Que organización quieres? se trata de ponerse en un lugar y tratar de visitar como mejor podemos a la cola de gente que en seguida se forma. En otros lugares hay estructuras que deben lograr un mundo más justo, pero mientras eso llega, hay muchos problemas que alguien es capaz de solucionar.
      Si una conciencia solidaria se extiende, si muchas personas descubren que pueden personalmente hacer algo, comprometerse en algo, eso, también ayuda a que este mundo avance hacia una mayor justicia
      Estoy seguro que tú mismo eres capaz también de ayudar en este sentido. Pero no precisamente colgando a un pobre dentista que con la mejor intención del mundo quiere hacer algo por los que lo necesitan.
      Desde aquí te invitamos a que si tienes cualquier idea o aportación que ayude a hacer de nuestra organización un proyecto más consolidado, no dudes en hacérnosla llegar.
      Un abrazo

      • Estimado Juan José:

        Te invito a que te pases por nuestra clínica de Barcelona cualquier día de la semana a que veas el “lavadero de egoismo” y hables con los pacientes sin recursos que atendemos y para los que antes de acudir a la clínica no podían comer o sonreír porque les daba vergüenza.Tal vez hablando con ellos cambies de opinión.
        Un saludo
        PD:la verdad que en metro y tren estoy viajando mucho por Barcelona para ir a la clínica.

  4. hola.ñe llamo claudia pilar nze y me conocen con el nombre de piluchy.soy de guinea ecuatorial tengo 20 años.la verdad es k os felicito y me gusta vuestro trabajo.cuando estabais en ebibeyin con las hermanas hospitalarias me atendisteis pork tenia una muela mal.hicisteia un buen trabajo y ayudasteis a muxa gente.casi la mayoria feron niños.os agradezco por todo esye trabajo.seguir asi y muxos animos.un abrazo.xaooooooooooo

    • claudia! me alegra mucho saber de una de nuestras pacientes de guinea! un abrazo muy fuerte, y dios quiera que podamos seguir yendo a menudo a veros

  5. hola,me llamo Juan y mi pareja Juanma,llavamos varios años en tratamiento con metadona,lo que nos ha dañado todos los dientes,ya casi no pedemos ni masticar los alimentos,me dirijo a ustedes para saber si podrian aydarnos ya que no tenemos una buena situacion economica.Yo tengo 37 años y mi pareja 50,estamos desesperados pues asta para encontrar trabajo es muy dificil teniendo la dentadura como la tenemos,nos gustaria que nos indicaran los pasos a seguir para que algun organismo nos arregle este tema,gracias y enhorabuena por vuestra labor.

    • Hola Juan y Juanma,
      Para entrar en nuestro programa debes acudir al asistente social de tu centro de salud en la provincia de Barcelona. Tu asistente debera hacer un informe de tus condiciones económicas y el dentista del seguro ha de hacer una valoracion de tus necesidades de tratamiento. Si el asistente se salud no conoce nuestro programa puede llamar y preguntar por él al 93 302 41 38, se llama proyecto OdontoCUS.
      Una vez hecho, el asistente social se pondra en contacto con el programa Odontocus (www.cus-usuaris.org), manda los informes y os pondremos en la lista de espera. Cuando sea tu turno te llamaremos para darte visita, puede tardar 2 años o asi, ya que hay mucha gente apuntada.
      Espero haberos ayudado.
      Un saludo

    • He olvidado mencionar que también podéis mirar en la Facultad de odontología de Barcelona (en Bellvitge) cuánto os costaría el tratamiento, suele ser más económico.
      Un saludo.

  6. Hola soy una estudiante de odontología y estoy interesada en participar en proyectos solidarios durante el periodo de verano en los países más desfavorecidos.
    ¿Me puedes mandar información sobre vuestro proyectos de cara a este verano?

    gracias

    • Hola Nieves!
      La información de nuestros proyestos está en la página web a grandes rasgos. Si quieres saber más, destinos y disponibilidad para este verano, envía un e-mail a dentalcoop@gmail.com con tu nombre, número de teléfono y disponibilidad, y te llamarán para explicarte más.
      Un saludo y gracias por interesarte en colaborar!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: